Autonomas en Red

Blog sobre los intereses de personas autónomas

El método Canvas, tu modelo de negocio en un vistazo

Leave a comment

Alexander Osterwalder sostiene en su página web que siempre quiso hacer del desarrollo de estrategias en el mundo de los negocios algo “simple, práctico y aplicable”, unas características compartidas con la explicación existente en el vídeo que encontramos en su web y que sirve como cabecera de este artículo. Además de esas características cuando desarrolló el metodo Canvas para la elaboración de modelos de negocio consiguió algo más, una herramienta extraordinariamente visual: “Lo que facilita este método es que con un vistazo puedes analizar todo tu idea de negocio, lo que da mucha flexibilidad”, comenta Beatriz Báez García, experta en Innovación de Modelo de Negocio a través del Master of Business Administration (MBA) de la Universidad de Málaga.

Una de las cosas más conocidas del método Canvas es que desarrolla todo el modelo de negocio en un folio. El espacio se divide en nueve cédulas que identifican segmentos de la estructura del proyecto y que recogen las cuatro partes fundamentales: la idea, los clientes, la infraestructura que se necesita y la viabilidad económica. Las nueve cédulas están colocadas de modo en el que se reflejen las distintas interrelaciones que se dan entre ellas. Por ejemplo la idea de valor, que es la propuesta de diferenciación que exige la configuración del modelo de negocio, se encuentra en el centro, a la derecha se sitúan los clientes y entre estos dos módulos se sitúan la casilla de los canales, a través de los que se lleva esa propuesta de valor a los clientes, y la casilla de las relaciones que se piensa plantear con ellos. Las nueve partes en las que divide el método Canvas el modelo de negocio son:

1. Segmentos de clientes: “Se puede discutir si la segmentación o la idea de valor es lo primero que hay que estudiar, y desde luego ambas componen la parte más importante a la hora de desarrollar el modelo”, explica Beatriz Báez. En esta celda se escriben los segmentos de mercado a los que vamos a dirigir nuestra oferta. “Es fundamental definir bien este punto, por ejemplo si nuestro producto es un juguete infantil nos vamos a encontrar con un usuario que es la niña o niño y el padre, que es el que paga. El desarrollo de muchos de los otros puntos tendrá que tener en cuenta esta diferenciación”.
2. Propuestas de valor: Aquí están el conjunto de productos o servicios que se van a desarrollar y que generan un valor para los segmentos del mercado. Sería ver a qué necesidades o problemas hay que responder o qué beneficios se crean para el cliente.
3. Canales: Como hemos comentado antes, sería la forma de trasladar la propuesta al cliente. Se define las formas de distribución, marketing y de venta de los productos.
4. Relación con los clientes: Representa el tipo de relación que se quiere tener con los segmentos del mercado o la que el cliente puede esperar de tu negocio como, por ejemplo, una atención personalizada o la creación de comunidades alrededor del producto.
5. Fuentes de ingresos: Aquí se debe preguntar por el precio que están dispuestos a pagar los clientes por el valor que se aporta con el negocio y por los márgenes de beneficio que podremos obtener.
6. Recursos claves: Se deben describir los activos fundamentales para el funcionamiento del negocio.
7. Actividades clave: Hay qué incluir las acciones que el modelo de negocio requiere y el modo de llevarlas a cabo. “Si por ejemplo estamos trabajando en una aplicación de móvil aquí deberíamos incluir el diseño de esa aplicación y el desarrollo del software”.
8. Asociaciones clave: En este punto hay que pensar en las sinergias que hay que establecer con otros socios o empresas.
9. Estructura de costes: En esta última cédula se establecen los costes que serán necesarios asumir para poder desarrollar la idea de negocio.

Proceso

Una vez que se haya terminado de completar el último modulo no significa que esté concluido el proceso. Otro de los puntos conocidos del método Canvas es que es aconsejable que cada una de las partes se rellene con un pósit para facilitar la tarea de cambiar, redefinir y pulir nuestro modelo: “Nunca se inicia el proyecto tras haber completado un solo lienzo, va evolucionando. La primera fase es descriptiva después se mejora y se va innovando”, advierte Beatriz Báez. En este proceso de mejora se utilizan diversas técnicas que ayudan a profundizar en las ideas iniciales, “algunas de las que puede usar un nuevo emprendedor sin muchos recursos son el mapa de empatía, para encontrar la segmentación de clientes, o la técnica Scamper, que es útil en todos los puntos en los que Canvas divide el modelo de negocio”. En la primera, en una descripción breve, se va haciendo diversas preguntas sobre el cliente que se tiene en mente para conocerlo mejor; en la técnica Scamper (Sustituir, Combinar, Adaptar, Modificar, Poner en otros usos, Eliminar, Reformar; aunque las siglas provienen del inglés) se va aplicando los términos de cada sigla a las ideas que ha recogido el modelo y se indaga en las nuevas posibilidades que puedan surgir.

Además Canvas está dirigido a la validación de las hipótesis que reflejemos en nuestro lienzo, es un instrumento de investigación. Al ser una herramienta de una enorme flexibilidad funciona para realizar un proceso de desarrollo del producto viable mínimo y continuo testeo con el usuario del producto o servicio que se quiere ofrecer.

Virtudes para la nueva persona emprendedora

“La verdad es que el aprendizaje en el método Canvas es algo por lo que se está apostando desde hace un tiempo para acá en Andalucía porque es una herramienta muy útil y, sobre todo, de sentido común. En mi experiencia las personas ven las cosas mucho más claras y se relajan, se les quita el miedo al emprendimiento y la sensación que les queda es que pueden manejarlo”, apunta Beatriz Báez. Otra de las virtudes del método es que “es muy fácil de explicar el modelo de negocio con él, Canvas es una herramienta muy válida de cara a la comunicación interna”.

Además el método Canvas se puede aplicar a cualquier sector de negocio, no solo a aquellos que posean un fuerte componente tecnológico o que se desarrollen en un ecosistema de una gran innovación: “Por ejemplo una de mis alumnas, que venía del sector textil y que su nuevo negocio era una frutería, llegó a la conclusión de que con un simple plasma donde pusiera un canal de cocina podía aumentar las compras. Además vinculado a las recetas que se ofrecían, reservó un espacio dentro de la tienda para productos gourmet que habitualmente no se ofrecen en una frutería. Era una idea que le permitía además ir probando con los clientes y viendo el tipo de producto y el espacio que había que reservar a esta nueva línea. En cualquier sector se puede encontrar la diferenciación y la innovación en nuestro negocio”, concluye Beatriz Báez.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s